Respuesta corta: ¿Es el Espíritu Santo una persona?

Recibimos este comentario de un lector y pienso que la respuesta puede servir a otras personas:

Hola Jonathan:
Que se diga que el espiritu santo es un consolador no necesariamente da a entender que sea una persona, ya que en otros pasajes de la biblia tambien se dice que la Muerte es “Rey sobre la tierra” y tambien se dice que la sabiduria tiene hijos. Muchas caractiresticas del espirtu santo nos demuestran claramente que no es una persona .Se dice que personas fueron “llenas de espiritu santo”, que algunos fueron “bautizadas con el” o “ungidas con el”. Esto hace clara referencia a que el espiritu santo no es una persona mas bien es el poder de dios en accion 😉
Jason

Hola Jason:

Su comentario servirá muy bien para ilustrar diferencias muy importantes en nuestro método teológico. El uso de metáforas con respecto a la muerte o la sabiduría no prueba que sean personas, pero tampoco el uso de metáforas con respecto a Dios prueba que NO sea personal. Por ejemplo, Salmo 18:2 dice “Jehová, roca mía y castillo mío”, pero nadie va a pensar que Jehová es una roca literal. ¿Por qué no? Porque cuando leemos todo lo que la Biblia dice acerca de Él es muy claro que es personal y que el salmista usa una metáfora. Así que, el uso de una metáfora ni prueba ni invalida la personalidad de Dios o en el caso que usted menciona el Espíritu Santo.

En cuanto al pasaje que usted menciona, miremos lo que dice:

Juan 14:26 “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”.

Es muy claro aquí que el Espíritu como Consolador no es una descripción metafórica del poder de Dios en acción porque el versículo dice que será enviado, enseñará y les recordará cosas. Así que no es solamente la palabra Consolador, sino todo lo que el versículo dice acerca del Espíritu lo que nos lleva a entender que el Espíritu es una persona.

Para mí, Juan 16:7-15 es aun más claro con respecto a su comentario:

Juan 16:7-15 7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. 8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. 9 De pecado, por cuanto no creen en mí; 10 de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; 11 y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado. 12 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. 13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 14 Él me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. 15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.

En el contexto de este discurso de Jesús los discípulos estaban preocupados por la noticia de que Jesús salía del mundo y los dejaba. Jesús los consuela con el anuncio de la venida del Espíritu Santo para morar en ellos y para convencer al mundo de su necesidad espiritual. Honestamente no veo cómo usted puede explicar estos versículos y afirmar que el Espíritu es un poder y no una persona. Las acciones del Espíritu aquí (venir, convencer, guiar, hablar, hacer saber, glorificar, tomar) son acciones de una persona no un poder.