Errores de la Traducción del Nuevo Mundo de los Testigos de Jehová en el evangelio de Juan

Errores de la Traducción del Nuevo Mundo de los Testigos de Jehová en el evangelio de Juan post image

Artículo publicado originalmente  el 15 de julio, 2010, y adaptado el 1 de octubre, 2016

Hace poco tuve el privilegio de conversar con el pastor Alfredo y una Testigo de Jehová por casi dos horas. La conversación giraba en torno a la persona de Jesucristo y la versión de la Biblia que usan los Testigos de Jehová. No dudo de la sinceridad de los Testigos de Jehová y no quiero hablar mal de ellos como personas, sino que quiero exponer algunos de los errores que hay en la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras en el evangelio de Juan. Escogí el libro de Juan por dos razones: primero, es uno de los libros más importantes en la Biblia acerca de la persona de Jesús y segundo, quiero enfocarme en un solo libro para poder hacer un trabajo más profundo.

Como traductor, uno debe traducir lo que está en el texto a pesar de sus creencias personales.  Es decir, no puedo cambiar la traducción porque no me gusta lo que dice.  Lo interesante de esto es que la Traducción del Nuevo Mundo tiene una forma de traducir algunos pasajes que no concuerda con ninguna otra versión, ni de los católicos, ni de los cristianos evangélicos. Para mí, eso es sospechoso. En Impacto Bíblico nuestras creencias no dependen de una versión de la Biblia, sino de la Biblia como tal. Podríamos llegar a las mismas creencias con la Biblia de Jerusalén Latinoamericana (BJL, una Biblia católica), con la Nueva Versión Internacional (NVI), o con la Reina-Valera 1960 (R60) porque realmente son traducciones. En cambio, cuando nos acercamos a la Traducción del Nuevo Mundo (TNM) vemos que su punto de vista teológico influyó mucho en la traducción del texto.

Las citas de la TNM vienen del sitio oficial de los Testigos de Jehová, www.watchtower.org.

En cada caso, voy a empezar mi explicación con una comparación entre la TNM, la BJL, la NVI y la R60.

Juan 1:1

En [el] principio la Palabra era, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era un dios. (TNM)

En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. (BJL)

En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. (NVI)

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. (R60)

Notamos dos diferencias aquí, una de las cuales no tan importante y la otra supremamente importante. Hay una diferencia en la traducción del término logos aquí. El término logos hace referencia a una comunicación dinámica en este contexto. El Comentario bíblico mundo hispano Juan explica: “El verbo, o palabra, es el medio por el cual el hombre revela, o expresa, sus pensamientos y voluntad. No es mera información estática acerca de Dios. Es la Palabra dinámica y creativa de Dios; p. ej.: “Entonces dijo Dios [expresó su voluntad]: ‘sea la luz’, y fue la luz” (Gn 1:3). “Palabra” y “Verbo” son sinónimos en este contexto y por lo tanto la diferencia no es grande.

La otra diferencia es más importante. Las versiones BJL, NVI y R60 ponen la mayúscula en Dios, mientras que la traducción de los Testigos de Jehová añade la palabra “un” antes de “dios” con minúscula. ¿Está bien esta traducción? Los Testigos dicen que como la palabra “Dios” en griego no lleva artículo debemos traducirla con el artículo indefinido “un”, pero en el primer capítulo de Juan vemos que la palabra “Dios” aparece cuatro veces más sin artículo (vv. 6, 12, 13, 18). En cada uno de esos versículos la Traducción del Nuevo Mundo traduce la palabra “Dios” con mayúscula. ¿Por qué la diferencia? Sencillamente quieren sostener su posición acerca de Jesús. En el griego cuando una palabra no lleva artículo eso no quiere decir necesariamente que sea una palabra indefinida. Muchas veces la presencia o ausencia de un artículo tiene que ver con cuál palabra es el sujeto de la oración. En el caso de Juan 1:1, el griego enfatiza la cualidad del logos de ser Dios. Estaba con Dios el Padre (“estaba con Dios”), y compartía la misma esencia con él (“era Dios”).

Juan 1:12

No obstante, a cuantos sí lo recibieron, a ellos les dio autoridad de llegar a ser hijos de Dios, porque ejercían fe en su nombre; (TNM)

Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre” (BJL)

Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios.(NVI)

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; (R60)

Hay una diferencia importante aquí. La TNM traduce la palabra pisteuo como “ejercer fe” (en este y otros versículos también) en vez de “creer” como correctamente la traducen las versiones BJL, NVI y R60. ¿Por qué la diferencia? Parece que “ejercer fe” abre la puerta para decir que la salvación no viene por la sola fe.

Juan 1:14

De modo que la Palabra vino a ser carne y residió entre nosotros, y tuvimos una vista de su gloria, gloria como la que pertenece a un hijo unigénito de parte de un padre; y estaba lleno de bondad inmerecida y verdad.(TNM)

Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Unigénito, lleno de gracia y de verdad. (BJL)

Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.(NVI)

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. (R60)

La diferencia más interesante aquí es que la TNM traduce la parte acerca de la gloria del Padre e Hijo como si fuera una comparación con cualquier padre e hijo. Para mí esto no tiene sentido. ¿Qué “gloria” le pertenece a cualquier hijo de parte de su padre? Muy claramente el texto está hablando de la gloria de un Padre y un Hijo específicos. La palabra “Padre” en el versículo 14 no lleva artículo, pero en el contexto hace referencia al Padre del versículo 18 (que sí lleva artículo). La TNM impide ver claramente la misión del logos. El logos se hizo hombre para exponer contundentemente la gloria del Padre y para hacer visible al Dios invisible (v. 18).

Juan 1:32-33

Juan también dio testimonio, y dijo: “Vi el espíritu bajar como paloma del cielo, y permaneció sobre él.  Ni siquiera yo lo conocía, pero El Mismo que me envió a bautizar en agua me dijo: ‘Sobre quienquiera que veas el espíritu descender y permanecer, este es el que bautiza en espíritu santo’. (TNM)

Y Juan dios testimonio diciendo: «He visto al Espíritu que bajaba como una paloma del cielo y se quedaba sobre él. Y yo no lo conocía pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ‘Aquel sobre quien veas que baja el Espíritu y se queda sobre él, ése es el que bautiza con Espíritu Santo’». (BJL)

Juan declaró: «Vi al Espíritu descender del cielo como una paloma y permanecer sobre él. Yo mismo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquel sobre quien veas que el Espíritu desciende y permanece, es el que bautiza con el Espíritu Santo”. (NVI)

También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él. Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo. (R60)

Aquí notamos la diferencia entre “espíritu” (TNM) y “Espíritu” (BJL, NVI y R60). Esta traducción surge de la creencia de los Testigos de que el Espíritu Santo no es persona. En este estudio no vamos a profundizar mucho en este asunto, pero ofrezco dos citas que muestran que el Espíritu Santo es una persona. En Mateo 28:19, Jesús dice: “Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo… (NVI)”. Si el Padre y el Hijo son personas, sería lógico que el Espíritu también lo fuera, pero la TNM lo traduce “espíritu santo”. En Efesios 4:30, dice “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios” (R60) y en la TNM dice: “También, no estén contristando el espíritu santo de Dios”. Para mí, “agraviar” o “contristar” son verbos que tienen sentido solamente si se trata de una relación con una persona y no con una fuerza.

John 8:57-58

Por eso le dijeron los judíos: “Todavía no tienes cincuenta años, ¿y sin embargo has visto a Abrahán?”.  Jesús les dijo: “Muy verdaderamente les digo: Antes que Abrahán llegara a existir, yo he sido” (TNM).

Entonces los judíos le dijeron: «¿Aún no tienes cincuenta años y has visto a Abrahán?» Jesús les respondió: «En verdad, en verdad les digo: antes de que Abrahán existiera, Yo Soy.» (BJL)

—Ni a los cincuenta años llegas —le dijeron los judíos—, ¿y has visto a Abraham?
—Ciertamente les aseguro que, antes de que Abraham naciera, ¡yo soy! (NVI)

Entonces le dijeron los judíos: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?  Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy. (R60)

La diferencia aquí es muy grande, pues la TNM dice “yo he sido” cuando el texto griego tiene el verbo en presente y por eso está correcta la traducción de la BJL, la NVI y la R60 “yo soy”. Estas palabras de Jesús son una clara alusión al texto de Éxodo 3:14, en donde el SEÑOR (Jehová) se revela como YO SOY EL QUE SOY (aunque aun Éxodo 3:14 la TNM hace la alusión más difícil de ver, traduciendo YO RESULTARÉ SER LO QUE RESULTARÉ SER). Los judíos entendieron que Jesús estaba diciendo que él era el YO SOY del Antiguo Testamento y por eso “tomaron piedras para arrojárselas” porque era una forma de blasfemia. Si Jesús no hubiera dicho que era el YO SOY, ¿por qué habrían querido matarlo en ese momento?

Juan 12:44-45

Sin embargo, Jesús clamó y dijo: “El que pone fe en mí, no pone fe en mí [solamente], sino [también] en el que me ha enviado; y el que me contempla, contempla [también] al que me ha enviado (TNM).

Jesús gritó y dijo: «El que cree en mí, no cree en mí, sino en aquel que me ha enviado; y el que me ve a mí, ve a aquel que me ha enviado». (BJL)

«El que cree en mí —clamó Jesús con voz fuerte—, cree no sólo en mí sino en el que me envió. Y el que me ve a mí, ve al que me envió». (NVI)

Jesús clamó y dijo: El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me envió; y el que me ve, ve al que me envió. (R60)

Jesús está diciendo que uno puede ver al Padre por medio del Hijo, mientras que en la TNM las palabras entre corchetes cambian el sentido del texto. El versículo 45 en la TNM hace referencia a contemplar por un lado al que envió a Jesús y por otro lado contemplar a Jesús, mientras que Jesús habla de verlo a él para ver al Padre.

Juan 14:9-10

Jesús le dijo: “¿He estado con ustedes tanto tiempo, y aun así, Felipe, no has llegado a conocerme? El que me ha visto a mí ha visto al Padre [también]. ¿Cómo es que dices: ‘Muéstranos al Padre’? ¿No crees que yo estoy en unión con el Padre y el Padre está en unión conmigo? Las cosas que les digo a ustedes no las hablo por mí mismo; sino que el Padre que permanece en unión conmigo está haciendo sus obras. (TNM)

Le dice Jesús: «¿Tanto tiempo hace que estoy con ustedes y no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: «Muéstranos al Padre»? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí? Las palabras que les digo, no las digo por mi cuenta; el Padre que permanece en mí es el que realiza las obras.» (LBJ)

—¡Pero, Felipe! ¿Tanto tiempo llevo ya entre ustedes, y todavía no me conoces? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo puedes decirme: “Muéstranos al Padre”? ¿Acaso no crees que yo estoy en el Padre, y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les comunico, no las hablo como cosa mía, sino que es el Padre, que está en mí, el que realiza sus obras. (NVI)

Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. (R60)

Como notamos en Juan 12:44-45, la TNM añade palabras que no están en el texto griego porque los traductores no creen que uno puede ver al Padre por medio del Hijo. Las palabras “en unión con” no están en el texto griego, sino que muestran las creencias de los Testigos de Jehová.

Juan 17:3

Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo.(TNM)

Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti el único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo. (LBJ)

Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado. (NVI)

Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. (R60)

Aquí vemos que la TNM no traduce bien el verbo “conocer” porque muy claramente habla de tener una relación personal con Dios y con Jesucristo por la cual recibimos la vida eterna, pero la TNM habla de algo más bien abstracto, lo de adquirir conocimiento de Dios. En una explicación que vi en internet de ellos, hablaban de que el verbo “conocer” estaba en presente y por eso la traducción “estén adquiriendo conocimiento de ti” en vez de “que te conozcan”. Para mí, esta traducción pone demasiado énfasis en el tiempo del verbo y no el suficiente en la yuxtaposición del verbo “conocer” con el pronombre “te”. En otras palabras, cuando el verbo “conocer” viene con el pronombre “te” como objeto del verbo, se refiere a una relación personal, no un conocimiento acerca de esa persona. Curiosamente, la TNM traduce así en 1 Juan 2:3 (la última palabra en la cita que pongo), seguramente por el uso del tiempo pasado (perfecto en griego):

“Y en esto tenemos el conocimiento de que hemos llegado a conocerlo…”

Juan 20:27-28

Dijo entonces a Tomás: “Pon tu dedo aquí, y ve mis manos, y toma tu mano y métela en mi costado, y deja de ser incrédulo, y hazte creyente”. En contestación, Tomás le dijo: “¡Mi Señor y mi Dios!” (TNM).

Luego dice a Tomás: «Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente.» Tomás le contestó: «Señor mío y Dios mío.» (LBJ)

Luego le dijo a Tomás:
—Pon tu dedo aquí y mira mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino hombre de fe.
—¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Tomás. (NVI)

Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! (R60)

Este último ejemplo es muy llamativo porque realmente los traductores de la TNM hicieron un buen trabajo. Muy claramente vemos que Tomás le dice a Jesús mi Señor y mi Dios. De hecho, me gusta más esa traducción que la de la NVI, que no traduce la palabra “le” explícitamente. En este caso el problema está en la interpretación que los Testigos de Jehová le dan a esta afirmación de Jesús. Dicen lo siguiente en el libro Perspicacia para comprender las Escrituras:

“Cuando Jesús se apareció a Tomás y a los otros apóstoles, con lo que eliminó las dudas de Tomás sobre su resurrección, este —ya convencido— exclamó a Jesús: “¡Mi Señor y mi Dios! [Literalmente, “¡El Señor de mí y el Dios (ho Theós) de mí!”]”. (Jn 20:24-29) Algunos eruditos han entendido que esa expresión es una exclamación de asombro pronunciada ante Jesús, pero dirigida en realidad a Dios, su Padre. Sin embargo, otros afirman que el griego original exige que las palabras se consideren dirigidas a Jesús. Aunque ese fuese el caso, la expresión “Mi Señor y mi Dios” tendría que concordar con el resto de las Escrituras inspiradas […]

De modo que Tomás pudo haberse dirigido a Jesús como “mi Dios” en el sentido de que fuese “un dios”, aunque no el Dios Todopoderoso ni “el único Dios verdadero”, a quien Jesús dirigía sus oraciones, las cuales Tomás había oído a menudo.” (Vol. II, Pág. 82-3)

Espero, amado lector, que puedas ver la parcialidad de esta interpretación que nos dan los Testigos de Jehová. En vez de reconocer la deidad de Cristo, quieren decir que es “un dios”. ¿Esto no es politeísmo? Por definición hay una brecha absoluta entre Dios y la creación. Hablar de “un dios” confunde esta distinción. La forma correcta de entender este versículo es que Jesús es verdaderamente Dios y verdaderamente hombre.

Juan 20:28 es el clímax del libro de Juan. Juan quiere que veamos que Jesús comparte la misma esencia divina con el Padre (Juan 1:1) y que lo reconozcamos como nuestro Señor. Únicamente podemos tener vida eterna en Cristo Jesús si entendemos quien es (Dios con nosotros) y que hizo por nosotros (murió por nuestros pecados y resucitó). Pon tu fe en Cr

1 comentario… add one
  • Adolfo

    Excelente trabajo y buen comentario realizado sobre estos textos indiscutiblemente aunque no somos de la misma denominación no significa que torcemos las escrituras para darle una interpretación la Biblia misma se explica por sí sola yo soy adventista del séptimo día y creo en el texto original tanto como griego hebreo y arameo estoy en total desacuerdo respecto con la traducción y opinión de los Testigos de Jehová y sobre todo con sus creencias

Dejar un comentario